TRASTORNOS SEXUALES FEMENINOS. Lic. Virginia Martínez Verdier

Hasta hace relativamente pocos años (30 o 40 años), el goce sexual de la mujer no era tomado en cuenta como necesario. Varios sucesos sociales fueron modificando esta idea:

 

En este contexto social, muchas mujeres pasaron a ser catalogadas como "frígidas" por sus dificultades sexuales. Frigidez, según el Diccionario: "Frialdad, falta de calor". Más allá del significado preciso, "frigidez" resulta ser una palabra francamente desagradable, que linda con lo humillante, especialmente cuando desde el trato popular se la utiliza como insulto.

Tradicionalmente se consideró que una mujer frígida era una mujer fría, sin capacidad de goce. Por extensión, las mujeres que, aunque pudiendo desear y excitarse no alcanzaban el orgasmo también fueron catalogadas como frígidas.

Aún hoy, aunque los temas sexuales sean tratados con mayor habitualidad y naturalidad, el término "Frígida" sigue resonando, con gran peso, en el medio social.

 

Veamos algunas opciones posibles en la modalidad sexual de una mujer:

 

1.- Puede no tener deseo previo a una relación sexual, pero una vez iniciado el encuentro, se excita y alcanza el orgasmo.

2.- Puede tener deseo sexual pero una vez iniciado el encuentro le cuesta excitarse adecuadamente y alcanza el orgasmo con dificultad.

3.- Puede tener deseo sexual, pero una vez iniciado el encuentro le cuesta excitarse y no alcanza el orgasmo.

4.- Tiene deseo sexual, se excita intensamente pero no alcanza el orgasmo.

5.- Tiene deseo sexual, se excita y alcanza el orgasmo, pero tiene una vivencia íntima de insatisfacción.

6.- No tiene deseo sexual nunca, no se excita de ningún modo, desconoce el orgasmo. La sexualidad no le interesa ni tiene conflicto por ello.

7.- Una mujer puede pasar por cualquiera de las situaciones anteriores pero además su pareja no logra penetrarla, es como si no tuviera introito vaginal, o se queja de dolor.

 

Cuál de todas estas mujeres puede ser catalogada como fría - frígida?

 

Aclaremos algunos términos, caso por caso:

 

1.- Esta mujer padece de un deseo sexual hipoactivo o inhibido.

2.- Esta mujer tiene dificultades en su excitación.

3.- En este caso la dificultad se manifiesta en la excitación y en el orgasmo.

4.- Es un caso de anorgasmia.

5.- Técnicamente esta mujer no padece ninguna disfunción sexual. La dificultad debe entenderse desde sus expectativas de satisfacción sexual.

6.- Disfunción sexual generalizada o Frigidez.

7.- Cualquiera de las situaciones anteriores que se complementan con vaginismo y/o dispareunia

 

En síntesis, sólo en el caso número 6 podemos hablar de una Frigidez sexual generalizada.

El resto de las mujeres de estos ejemplos, aunque padezcan de dificultades en algunas de las fases de su respuesta sexual (deseo, excitación, orgasmo), por el sólo hecho de mantener otras fases con buen funcionamiento no son frígidas. No son frías, pueden conectarse con el placer en determinados momentos del encuentro. Sólo necesitan resolver un aspecto para poder gozar plenamente de su sexualidad.