Primeros auxilios para la eyaculación precoz. Lic. Virginia Martínez Verdier

Recordemos que en la nota  “Perturbaciones del orgasmo masculino”, nos referimos largamente a profundizar sobre la comprensión de la eyaculación precoz. Dado que es una consulta muy habitual, dediquémosle una nota para detenernos en los ejercicios que permiten el aprendizaje del control eyaculatorio.

Un primer paso para comenzar a solucionar su dificultad es entender qué es lo que le pasa. La nota anterior puede resultar útil para ello.

Un segundo paso es realizar ejercicios, que, aunque sencillos, para algunos varones son difíciles de llevar adelante (por ansiedad, por vergüenza, por sentirse ridículos, etc.) y no lograrán resultados positivos. En el caso de varones que llevan varios años con esta disfunción, dado que se creó un círculo vicioso muy pronunciado en el reflejo eyaculatorio, es probable que los ejercicios tampoco produzcan los efectos esperados. En esos casos, será necesario  acompañarlos con una psicoterapia sexual.

Los ejercicios consisten en:

1.- autoestimularse genitalmente hasta que sienta, en una escala del 1 al 10, que está por eyacular. En ese momento debe dejar de estimularse para evitar el orgasmo. Cuando su excitación baje a 6 o 7 puntos, volverá a estimularse hasta el límite y dejará de hacerlo cuando sienta que va a eyacular. Realizar este ejercicio por lo menos 3 veces por semana y "arranca y para" 4 veces, la última vez puede eyacular si lo desea.

2.- Cuando puede controlar su eyaculación a solas, está en condiciones de incorporar a su pareja. Ella lo estimulará  manualmente del mismo modo que en el punto 1.

3.- cuando controle así, puede hacerlo con sexo oral (si es una conducta habitual en ustedes). La idea es ir acercándose lentamente al momento de la penetración. Debe controlar con otras conductas sexuales, sentirse seguro antes de penetrar.

4.- El mismo ejercicio pero penetrando con su mujer arriba suyo.

5.- El mismo ejercicio con usted encima.

No deben tener relaciones sexuales con penetración mientras duren los ejercicios.  Sí pueden tener relaciones sexuales con caricias y otras conductas sexuales.
Según vaya cumpliendo con los objetivos pueden pasar entre uno y dos meses hasta que logre controlar habiendo penetrado.