Los años han pasado...  Lic. Virginia Martínez Verdier

 

... . “terribles, malvados...” ya lo dice el tango. Para algunos varones este paso del tiempo es terrible y malvado, dado que sienten que ya no funcionan sexualmente como antes.

Las investigaciones médicas y farmacéuticas acompañan esta preocupación del varón, y en muchos casos, resuelven dificultades sexuales concretas. Sin embargo, ¿los medicamentos enseñan a desplegar el erotismo? ¿ayudan a vivir con plenitud cada encuentro sexual?

Suele decirse que se vive como se es; podemos parafrasear, que se vive sexualmente como se es sexualmente. Un varón que llevó una vida sexual satisfactoria en su juventud, también la llevará en su madurez aunque necesite ciertos estímulos directos y diferentes a los acostumbrados. Deberá darse más tiempo, tener más paciencia, aceptar él y su compañera que mirar solamente no alcanza para excitarse, que la caricia de sus genitales se hace imprescindible.

Si el varón consideró a su sexualidad como un encuentro erótico de los cuerpos y las ánimas, no sólo un contacto mecánico genital, podrá continuar desplegando su erotismo más allá de la lentitud de su respuesta sexual.