La rutina sexual.  Lic. Virginia Martínez Verdier

 

            La rutina es aburrida pero es segura, por eso muchas parejas prefieren conservarla. Para lograrlo sólo debe seguir estos

 

Pasos infalibles para mantener la rutina sexual en su vida cotidiana:

·        Olvídese de usted como persona con deseos y necesidades. Sólo ocúpese de sus obligaciones.

·        En su vida familiar sea exclusivamente padre o madre, nunca pareja.

·        Recuerde que ser una buena  madre la inhibe para ser mujer sexual.

·        De noche o cuando estén juntos como pareja deje la puerta de su dormitorio abierta.

·        Mantenga el televisor prendido todo el día. Especialmente a la hora del encuentro familiar y de la pareja, en la mesa y en el dormitorio.

·        Dígale "papi" a su marido y "mami" a su esposa.

·        No haga ningún intento de estimular su deseo sexual. Espere, la magia lo traerá sin su esfuerzo.

·        Responda automáticamente a la iniciativa sexual de su pareja. No sea creativo.

·        Manténgase estresado.

·        Lleve una vida social intensa. Nunca esté a solas con su pareja, salvo para dormir.

·        Si su pareja no le da lo que usted quiere, usted no le dé sexo.

·        No se olvide de que la mujer no debe tomar la iniciativa sexual.

·        Recuerde que el varón siempre debe tener ganas aunque no las tenga.

·        Sepa que sólo la  ternura es  estimulante del deseo sexual. La pasión no es necesaria.

·        Respete que sólo sirve tener relaciones coitales, las demás conductas son enfermizas.

·        Mantenga siempre la misma posición coital. Así se asegurará el éxito del encuentro.

·        Si no sabe sobre sexo, mejor, así podrá dedicarse a cosas más productivas.

·        No conozca el funcionamiento de su cuerpo ni el de su pareja.

·        No se ocupe de ser atractivo para su pareja y para usted mismo.

·        No piense en temas sexuales, no hay tiempo para eso.

·        Espere que el deseo aparezca en el momento en que se acuestan, a la noche y cuanto más tarde, mejor.

·        No importa si usted está satisfecho/a sexualmente, sólo preocúpese de que él o ella se sientan bien.

·        No le diga a su pareja lo que usted necesita sexualmente. Si realmente se conocen, deberá adivinar, y bien.

·        No hable de sexualidad con su pareja. La sexualidad se hace.

·        No cambie de ambiente para tener encuentros sexuales.

·        Según sus gustos, mantenga su dormitorio ascéptico e inmaculado o repleto de cosas que lo afeen y hagan inhabitable.

·        No utilice métodos anticonceptivos. Si está preocupada por quedar embarazada no tendrá sexo y se quedará más tranquila.

·        Para no sentir plenamente tenga relaciones sexuales sin protección anticonceptiva.

·        Busque una relación afuera, así no molesta a su pareja.

·        Si  superó los 60 años, ya no se preocupe, su vida sexual no será rutinaria porque no debe existir.

Alguien podría creer que estos consejos -proveniendo de una especialista- son serios y en serio.

Otros podrían tomarlos con humor y aprender de la ironía.

Otros podrían encontrarse en alguna recomendación, reirse, amargarse o dejar todo igual.

¿Usted, dónde se ubica?